Retracción uvulopalatina

En pacientes que cumplen las condiciones adecuadas en sus estructuras anatómicas (nasales y faríngeas) y con una buena  relación peso-estatura, puede llegar a conseguirse una mejoría de sus ronquidos mediante la disminución quirúrgica del tamaño y  laxitud de su paladar blando.

Incluso en condiciones óptimas, no puede asegurarse una eficacia satisfactoria en el 100% de los casos, ya que el ronquido es un fenómeno de gran complejidad que depende de factores tan difíciles de controlar como la posición adoptada para dormir.

Para mejorar las expectativas de éxito es de gran importancia intentar mantener el peso adecuado y una higiene del sueño adecuada, así como evitar el consumo nocturno de relajantes musculares, incluido el alcohol.

Si la modificación buscada es de pequeña magnitud, pueden utilizarse ondas de frecuencia corta. Por lo general se practican tres sesiones, separada un mes cada una de la siguiente, en las que se administra anestesia local en el paladar para después mediante un transmisor de mano aplicar entre tres y cinco puntos de radiofrecuencia en torno a la úvula (campanilla).

El proceso dura aproximadamente 15 minutos. Luego podrá proseguir con su actividad, cesando los efectos de la anestesia local en aproximadamente 30 minutos. Las molestias locales por lo común son muy tolerables.