Sinusitis crónicas. Poliposis

La poliposis nasosinusal es una enfermedad inflamatoria benigna de las fosas y senos nasales, que a menudo se asocia con alergia y/o asma. Provoca obstrucción respiratoria, infecciones de repetición (sinusitis) y alteraciones en la percepción olfativa y de los sabores, incluso en ocasiones deformidad de la cara.

Aunque puede retrasarse el crecimiento de los pólipos con corticoides administrados por vía oral o inhalados, muchas veces es necesario extirparlos de las estructuras que ocupan mediante cirugía endoscópica a través de las ventanas nasales; no hay, por lo tanto, incisiones externas.

La cirugía endoscópica nasosinusal (CENS) se practica bajo anestesia general, por lo que debe realizarse un estudio preoperatorio adecuado a su edad y antecedentes clínicos.

Ingresará a las 7.30 de la mañana estrictamente en ayunas de alimento y agua desde las 12 de la noche anterior. Se intervendrá a lo largo de la mañana en función del programa quirúrgico, para regresar a su domicilio habitualmente a la mañana siguiente.

La extirpación de los pólipos se practica bajo visión endoscópica a través de las ventanas nasales.

Se coloca un taponamiento nasal que se retira habitualmente a las 48 horas; el postoperatorio es rápido y bien tolerado. La molestia más frecuente es la sensación de congestión nasal. Normalmente se realiza una limpieza de las costras y secreciones a las dos semanas en la consulta, también bajo control endoscópico.

La cirugía endoscópica nasosinusal no es dolorosa ni durante ni   después de la intervención, aunque resulta molesto verse obligado a respirar por la boca debido al taponamiento nasal.

Las complicaciones son infrecuentes; fundamentalmente incluyen el sangrado postquirúrgico y alteraciones visuales por la proximidad de la órbita a los senos.

Debe mantenerse un seguimiento postoperatorio periódico, porque se trata de una enfermedad inflamatoria crónica y en ocasiones reaparecen los pólipos.